Las explotaciones ganaderas están sujetas a una serie de requisitos que regulan su producción y que se enmarcan dentro de la política de seguridad alimentaria de la UE.

Estos requisitos abarcan toda la cadena de producción en aplicación del principio “de la granja a la mesa” e incluyen aspectos de higiene, sanidad y bienestar animal, medio ambiente y salud pública, garantizando así la producción de alimentos sanos y seguros.

PRINCIPIOS DE LA BIENESTAR ANIMAL

De acuerdo con el denominado principio de las cinco libertades, el bienestar de un animal queda garantizado cuando se cumplen los cinco requisitos siguientes (FAWC, 1992; 1993):

  • El animal no sufre sed, hambre ni malnutrición.
  • El animal no sufre dolor, lesiones ni enfermedades.
  • El animal es capaz de mostrar la mayoría de sus patrones normales de conducta.
  • El animal no experimenta miedo ni distrés.

 

A partir de estos conceptos generales, en la Unión Europea se ha desarrollado legislación relativa al bienestar de los animales de producción tanto general, como específica para varias especies animales.

Por otro lado, la legislación sobre bienestar animal cubre los ámbitos de las explotaciones, el transporte y el sacrificio animal:

PROGRAMA DE CONTROL DEL BIENESTAR ANIMAL

El objetivo del control del Bienestar animal es el de garantizar el cumplimiento de la normativa aplicable en esta materia y mantener un elevado nivel de protección de la salud humana, la sanidad animal y la seguridad alimentaria.

En el marco del Plan de Control de la Cadena Alimentaria se han elaborado los Programas de Control Oficial de Bienestar Animal en las explotaciones ganaderas y Control Oficial de Bienestar Animal en el transporte, siguiendo las directrices establecidas en el Reglamento CE 882/2004 y en los Reglamentos CE 852/2004 y 853/2004.

Enlaces de Interés